domingo, 5 de octubre de 2014

¿Por qué escribo?



¿Qué por qué escribo? Una respuesta sencilla y obvia sería porque me gusta; pero también  sería mezquino e injusto explicarlo de esa forma,  con una acción que va más allá de un capricho o la satisfacción de un pasatiempo. Como si fuera coleccionar algo o salir a pasear, o comer la comida que más te agrada, o ver una película. No, escribir va mucho más allá.

En mi concepto, escribir es volar sin límites.  Es quizás; si hubiera la forma de hacerlo, compararse a un ser superior. No quiero decir igual a Dios ya que podría herir susceptibilidades, pero te da la opción de ser capaz de hacer un mundo al cual puedes moldear a voluntad.  Sin remordimientos ni tener que dar cuenta de tus actos a nadie ni a nada. Tienes el enorme poder de inventar sueños, crear fantasías, dar vida a diferentes seres que habitan en tu subconsciente y les das la oportunidad de poder expresarse a través de sus propias palabras; en las que tú, como su padre y creador, les has permitido poseer el libre albedrío para actuar a sus anchas en el universo de tu mente y los dejas salir para que se puedan expresar a través de las hojas de un libro.

Puedes crear los más bellos paisajes; bosques de ensueño, mares trasparentes y plácidos donde los hijos de tu imaginación se pueden bañar sin mojarse; donde  pueden avanzar sin tener que mover los brazos, ni esforzarse por flotar; e inclusive respirar bajo el agua. Puedes trasladarte a planetas y estrellas que aún no han sido descubiertas a una velocidad tal que el desplazamiento de la luz es inexistente en comparación con el tiempo que a quien escribe le toma llegar a Ganimedes, Plutón, o la estrella más distante que el hombre ha descubierto en la actualidad.

También puedes crear los lugares más aterradores escondidos en los confines de tu cabeza. Producir seres de pesadilla que causen verdadero espanto; capaces de una crueldad sin límites que van más allá de la razón. Eres capaz de revivir a los muertos y crear maldiciones tan perversas que harían  palidecer de horror al mismísimo Satanás. Puedes convertirte en el asesino más despiadado de la historia y matar a quien desees, y  de la manera que te apetezca,  por el puro placer de hacerlo. 

Tienes el inmenso e infinito poder para viajar en el tiempo a voluntad y si deseas,  hasta construir otras dimensiones; todo depende de tu capacidad para soñar.

¿Qué por qué escribo? Porque para mí; escribir es volar sin alas, ni límites, ni espacio, ni tiempo…

Fernando E. Sobenes Buitrón; Maracaibo, 05 de Octubre 2014.

http://elvisitantemaligno.blogspot.com/2014/10/por-que-escribo.html


Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Ratings and Recommendations by outbrain