domingo, 24 de enero de 2016

"El Visitante Maligno" "Nota del autor"




¿Existe la vida después de la muerte? ¿Existen Dios y el Diablo? Nadie lo sabe. Muchas personas desean creer que la vida es un paso hacia otro lugar, hacia otra dimensión que depara una existencia mejor que la actual. Todo se basa en una cuestión de fe, ya que no existe una prueba científica valedera al respecto.

Las religiones abordan el tema de la vida después de la muerte, la reencarnación, el bien y el mal. Utilizan estos conceptos y los adaptan a su conveniencia. La figura de un Dios vengativo está presente en la Biblia y la doctrina cristiana la impone, invocando un maniqueísmo radical: Dios o el Diablo, el cielo o el averno. Adáptate a nuestras normas o arderás en el fuego del infierno. Amenazas y chantajes, premios y castigos, donde si no abrazamos al primero, caemos irremediablemente en las garras del segundo; condenándonos implacablemente a una existencia eterna y espantosa en el hoyo sin fin del purgatorio, pagando nuestras culpas siendo objeto de un Dios inmisericorde que nos impone una pena brutal y despiadada para toda la eternidad.

Si tomamos conciencia de las desgracias tan grandes que ocurren en nuestro planeta desde tiempos inmemorables como: Epidemias, asesinatos, dictaduras sangrientas, genocidios, accidentes, catástrofes, desastres naturales, abuso y abandono de menores. Personas que nacen con discapacidades y deformidades, enfermedades diversas y en fin; un abanico interminable de plagas, nos preguntamos: ¿Por qué Dios permite todo esto? ¿En verdad quiere que suframos? ¿Debemos estar condenados mientras existamos a pagar las culpas de “nuestros primeros padres” aquellos que cometieron el “pecado original”?

Del mismo modo, si se le consulta a un sacerdote la causa de todas estas desgracias, su respuesta es que las vías del Señor son misteriosas y que dio al hombre libre albedrío. Es decir; quedamos igual. Sin una explicación adecuada y convincente sobre Dios que nos demuestre su existencia y proceder.

Por otra parte de existir el Diablo, estaría ganando la batalla contra el bien. El hombre sufre y comete aberraciones inenarrables contra sus congéneres desde el inicio de los tiempos. La sangre de inocentes siempre ha sido regada por todo el planeta muchas veces sin razón alguna. Desde accidentes absurdos donde fallecen personas de forma indiscriminada sin que muchos hayan tenido siquiera la oportunidad de disfrutar la vida, u otros que caen en las garras de terribles adicciones. Las víctimas de las guerras, la explotación infantil, el terrorismo y el narcotráfico. El secuestro, el encarcelamiento y sufrimiento de inocentes. El fanatismo religioso que hace tanto daño a la humanidad, las ejecuciones por odio o por naturaleza sexual o racial, harían pensar —de acuerdo a los creyentes —que hay una fuerza sobrenatural que está detrás de toda la maldad del ser humano.

Los valores morales de la sociedad están en estos tiempos más bajos que nunca. Las maravillas del mundo moderno que han contribuido enormemente a la superación de la humanidad, también son ahora su desgracia como en el caso del uso inapropiado de Internet. Donde los niños son las víctimas principales de la maldad que es fácilmente transmitida por esta vía y que no puede ser controlada para evitar enviar mensajes de odio, violencia y oscuridad. En las que la iniquidad, depravación y negatividad, están a unos clics de distancia. La globalización es para algunos una bendición mientras que para otros la maldición; depende de cómo se emplee.

Por mi parte estoy convencido que nosotros somos los únicos responsables por nuestras acciones. No hacer daño y tratar a otros como queremos ser tratados; pienso que en eso radica el bien y el mal. No debemos escudarnos en que los actos humanos son fraguados por un invisible y todopoderoso ser superior. Ojalá que algún día el hombre despierte y deje de ser manipulado por las religiones, y por fin tome consciencia de que sus actos deben ser controlados por él mismo.

El autor

Tomado de:"El Visitante Maligno" "Nota del autor" de Fernando Edmundo Sobenes Buitrón

"El Visitante Maligno" y "El Visitante Maligno II" disponibles en Amazon (Kindle)


lunes, 4 de enero de 2016

Fragmento de la novela: “El Visitante Maligno”





SOLO PARA ADULTOS

Todas las estatuas estaban de pie, rodeando algo que todavía no se distinguía, con el rostro hacia allí como si las hubieran colocado a propósito con el objeto de mirar hacia ese sitio en particular. Los ángeles, figuras de Cristo, santos y vírgenes habían sido dispuestos en círculo, decenas de ellos increíblemente se sostenían en pie, sin sus bases, realmente era un locura. Casi escondido, se veía un angosto pasillo entre éstas que permitía ingresar al lugar a donde miraban.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Otro año.





Otro año.

Promesas nuevas y propósito de cambio. Deseos de enmendar la senda que venimos marcando durante nuestra existencia; ganas de reparar un pasado lleno de errores y de corregirlo para conseguir lo que se anhela con la razón y el corazón.

martes, 29 de diciembre de 2015

Fragmento de la novela: "El Visitante Maligno II" de Fernando Edmundo Sobenes Buitrón.

http://elvisitantemaligno.blogspot.com/2015/12/fragmento-de-la-novela-el-visitante.html



“…Sus deseos de salir a toda costa de aquella orcina habitación fueron opacados por el agónico llamado de esa especie de alma en pena. Dio un paso atrás separándose de la puerta, mientras veía con resignación cómo la añorada casa iba desapareciendo ante su vista, al igual que la luminosidad; en tanto que las hojas de la puerta se cerraban convirtiéndose en un infranqueable muro. Luego de ello se dirigió al cadáver de donde salió aquel sombrío llamado.”

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Cuento: "INSOMNE" de FERNANDO EDMUNDO SOBENES BUITRÓN



Hola: hoy quiero compartir con ustedes un nuevo cuento.

Ojalá les agrade.

INSOMNE




No tengo idea de qué me ocurre. Quizás pueda encontrar a alguien que me ayude, o al menos tratar de explicar lo que me viene sucediendo desde hace un tiempo y no consigo descifrar. Creo que la mejor manera de narrarlo, sería empezar por el principio. Hace unos días tuve un sueño perturbador; a tal punto, que desperté gritando como un loco y bañado en sudor. Me hallaba trémulo de miedo, como un niño pequeño abandonado a su suerte en una calle vacía en una siniestra y álgida noche, perdido y desamparado. Mi corazón latía con tal velocidad y fuerza que parecía un reo condenado a muerte deseando huir a toda costa de su encierro saltando a través mi pecho. Sin embargo, apenas conservo difusos recuerdos de aquella nefasta experiencia. Tan solo algunas imágenes recortadas, similares a los chispazos de una lluvia de estrellas fugaces, en la forma de luces blancas y rostros disformes; como máscaras de cera que al aproximarse al fuego empiezan a desintegrase. Pero que me afectaron de forma tal, que hasta el momento no lo he podido superar.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Ratings and Recommendations by outbrain