martes, 29 de diciembre de 2015

Fragmento de la novela: "El Visitante Maligno II" de Fernando Edmundo Sobenes Buitrón.

http://elvisitantemaligno.blogspot.com/2015/12/fragmento-de-la-novela-el-visitante.html



“…Sus deseos de salir a toda costa de aquella orcina habitación fueron opacados por el agónico llamado de esa especie de alma en pena. Dio un paso atrás separándose de la puerta, mientras veía con resignación cómo la añorada casa iba desapareciendo ante su vista, al igual que la luminosidad; en tanto que las hojas de la puerta se cerraban convirtiéndose en un infranqueable muro. Luego de ello se dirigió al cadáver de donde salió aquel sombrío llamado.”


“…A pesar de la débil iluminación del recinto, el cuerpo recostado sobre la mesa de disección brillaba como si tuviera luz propia. El médico llegó al lado del difunto y no pudo evitar experimentar un sentimiento de profunda tristeza que le hizo encoger el corazón…”

“Inerte cual un maniquí de escaparate, reposaba sobre el metal la humanidad desnuda de un varón de pequeña estatura. Por su contextura el psiquiatra imaginó que se trataba de un joven de unos diez u once años de edad. Era evidente que el patólogo no había terminado con su trabajo investigativo dejando su labor a medio concluir, abandonado los restos del humano como si se tratara de un pedazo de carne; lo cual llenó al… de indignación.”

“La cabeza del cadáver había sido abierta y descansaba sobre un soporte metálico que la sostenía manteniéndola un poco más alta que el resto del cuerpo. Había sido seccionada como si fuera una nuez y la bóveda craneana reposaba a un lado así como el cerebro, al igual que una masa de gruesos gusanos fofos, ambarinos, apelmazados y cubiertos por una película transparente y resbalosa, al igual que si se tratara de un calcetín doblado de adentro hacia afuera sobre sí mismo. El rostro estaba cubierto por un colgajo de piel similar a una horripilante máscara roja amarilla, que dejaba al descubierto los diversos tejidos orgánicos contenidos en esa zona, alcanzando el límite inferior del mentón del fallecido producto del corte realizado por el patólogo forense que unió ambas apófisis mastoides; desprendiendo la piel de la cara haciéndola plegar sobre la superficie despellejada. En el lado opuesto al rostro, el cuero cabelludo lucía replegado; comprimido sobre sí mismo y soportando el peso de lo que permanecía de la cabeza. La piel dividida de esa parte del cadáver parecía la cáscara de una banana al ser abierta en dos mitades.”

“Un gran corte en “T” empezando en los hombros, uniéndose en el esternón y llegando hasta el pubis dejó abierto el tronco cual si se tratara de una tremenda boca con los labios de carne colgando hacia los lados del tórax y vientre; dejando al descubierto su interior siendo saqueado sin piedad. Los diversos órganos: corazón, pulmones, hígado, bazo, vesícula, estómago páncreas, e intestinos yacían abandonados al lado del cuerpo como los pedazos de relleno de una marioneta destrozada por un niño caprichoso en un arrebato de furia, creando un gran vacío similar a una gruta espantosa y sangrienta, que enseñaba sin pudor los huesos de la columna vertebrar y parte de las costillas. La lengua unida a la tráquea reposaba al fondo de esa caverna humana al igual que una corbata feral y siniestra. Una canaleta en el borde de la mesa recogía los fluidos sangrientos y fermentados del cadáver que se desplazaban llevados por el agua, vertiéndose a través del orificio de una tubería escondida en un ángulo de la superficie, y desapareciendo a través del sumidero al lado opuesto.”

Fragmento de la novela: “El Visitante Maligno II” de Fernando Edmundo Sobenes Buitrón


"El Visitante Maligno" y "El Visitante Maligno II" disponibles en Amazon (Kindle)


 

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Ratings and Recommendations by outbrain