lunes, 28 de septiembre de 2015

El Viaje...



Desvanecerse, perderse. Abandonar la realidad para sumergirse en el olvido. El momento llegó. Solo recuerdo el sonido de los neumáticos y ese postrero grito anunciando el final: ¡Cuidado! Retumbó en mi cabeza en un prolongado eco rebotando en las paredes de mi mente, hasta borrarse por completo. Luego vino la oscuridad acompañada por llanto; rezos y súplicas. Voces, palabras, lamentos, te amo, vuelve, vuelve, no me dejes. ¿Por qué me abandonaste?...

Despierto luego de vagar entre la nada y ahora no sé quién, ni qué soy, ni qué me espera. ¿Tengo miedo? No lo sé. ¿En qué me he convertido? No tengo idea. No puedo siquiera mirarme en el espejo ya que mi reflejo es inexistente. Carezco de forma alguna y me elevo impulsado por el viento, mientras ella mira en silencio desde el lecho hacia dónde estoy. Vuelo a través del rayo de luz realizando mis mejores movimientos; hacia arriba, hacia abajo, hacia los lados, sin lograr que se percate de mi presencia. ¡Hasta que por fin! Se levanta y viene hacia mí. ¡Oh…! Puedo sentir la tibieza de su piel y su aroma que huele a gloria. Acaricio su rostro, pero avanza ignorándome, hasta que llega a la cortina y cubre la ventana. La luz desparece y me esfumo como las otras partículas de polvo a mí alrededor, continuando mi viaje hacia el infinito…

13 de septiembre de 2015.








Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Ratings and Recommendations by outbrain